jueves, 8 de septiembre de 2011

Leyes inversas

No debería de acordarme. El exceso de recuerdos convierte la ley de la gravedad en una fuerza insoportable. De vez en cuando conviene hacer limpieza y eliminar peso, despegar los pies del suelo. Y yo solía hacerlo.
"Afortunadamente el tiempo pasa lo suficientemente despacio como para poder asimilar los cambios sin excesivo dramatismo y tan deprisa como para no pensar en las consecuencias. Pero no hay trampas, la vida siempre se acaba" me dijo. Esas fueron sus palabras exactas. Fijó los ojos en algún punto de la habitación, perdido en sus propios pensamientos y se olvidó de mí. Yo era consciente de que cualquier persona que hubiese estado a su lado en aquel momento, mirándole a los ojos como yo hacía, hubiese sido un interlocutor válido para él.
Era demasiado joven para entenderle, así que tragué sus palabras sin masticarlas y se quedaron pegadas en algún lugar de mi cuerpo, como otras miles de cosas a las que a primera vista no encontré utilidad.
Y ahora que ya casi no quedan granos de arena que se puedan escapar entre mis dedos, ahora que yo también estoy postrado en una cama mirando el techo como quien lee un libro de terror, busco la manera de resumir mi vida y huir de los silencios. Acabo de vomitar sus palabras, que seguían agazapadas en mi interior, intactas. No he aprendido nada en la vida: he tropezado y he vuelto a tropezar en todas las piedras que he encontrado en mi camino, he cometido tantos errores que necesitaría vivir más de cien vidas para poder corregirlos. Sin embargo, si mañana se acaba mi mundo, como probablemente ocurrirá, me pasaré toda la tarde buscando semillas para plantar un árbol. Bendito Luther.

Photo source: http://www.flickr.com/photos/xabier-martinez/189078207/

3 comentarios:

  1. Muy sugestiva narración. Conviene deshacerse de los recuerdos como un "barrido" en la memoria del ordenador. Espero encuentres tus semillas. Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
  2. Ley de gravedad, ley de gravedad...

    bello blog

    ResponderEliminar
  3. Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

    ResponderEliminar