lunes, 29 de agosto de 2011

Canicas

Yo viajé a la luna. Conozco todos sus cráteres y cada uno de sus recovecos como si fueran los de mi propia mano. Ahora, en el destierro, los dibujo cada noche en mi cabeza, atando cada una de las pinceladas para que la red de mi memoria no se deshaga dejando que todos mis recuerdos vaguen perdidos sin remedio por el espacio infinito.
Ya no hay polvo en mis botas. Mis movimientos son bruscos, siento el peso de mi cuerpo como un lastre al avanzar por la habitación. Mi mirada ya no puede volar ignorando el tiempo, aquí el horizonte tiene que atravesar fronteras, choca contra ellas como las canicas con las que jugaba cuando era niño y que ahora colecciono sólo para poder recordar su superficie.
La miro a través de la ventana, bajo la luz tenue de la bombilla. Sonríe. No es una ilusión, siento cómo sus rayos pálidos destiñen mi cara con su brillo nacarado. En la habitación únicamente el tic-tac del reloj parece ajeno a su hechizo. Sé que ella espera paciente a que cierre los ojos para llenar de alucinaciones todos mis sueños.

Photo source: http://www.flickr.com/photos/mikeydotcom/144805589/

3 comentarios:

  1. Por tus sueños quiero pasear y mostrarte todo lo que siento por ti. Tan solo déjame habitar en ellos y seré feliz para siempre.

    ResponderEliminar
  2. When I was a young boy I tried to listen
    And I wanna feel like that
    Little white shadows
    blink and miss them...

    http://www.youtube.com/watch?v=h-CldBQD4S8

    ResponderEliminar
  3. El poderoso influjo de la Luna. Maravilloso relato breve, Siena. Recomiendo leerlo con el fondo musical de "The Dark Side of the Moon". A mí también me gusta que la Luna ilumine mis sueños. ¿Es tuya la ilustración? Besos. Borgo.

    ResponderEliminar