lunes, 18 de abril de 2011

El ciervo que cruzó la carretera

- Aquel ciervo me miró. Detuvo sus ojos sobre mí y buscó sin vacilación los míos. Se quedó quieto en medio de la carrera y de repente todo se tiñó de silencio. Ni siquiera vaciló al sentir el frenazo, el asfalto se cubrió del fotograma de su figura impávida detenida a penas cinco centímetros de mi coche. El sonido de su respiración y el halo de su aliento perdiéndose en la oscuridad fueron durante unos instantes la única medida del tiempo. En sus ojos, gélidos como aquella noche de marzo, una indiferencia brutal, el peor disfraz del desprecio. Me hundí en el asiento del coche, temeroso como cuando aún era un niño. Y ahora soy incapaz de borrar esa mirada acusadora de mi mente. El peso de su imagen me persigue día y noche…
- Que sí, tío, que sí, que ese puto ciervo te miró, pero me vas a pagar la pizza de una vez ¿si o no?


Photo source: http://www.flickr.com/photos/richardbolt/2784509889/

No hay comentarios:

Publicar un comentario