miércoles, 10 de marzo de 2010

Un día como los demás

Apenas había dormido la noche anterior y todos sus pasos tenían el sabor irreal de la inconexión, una placidez similar a la indiferencia, la agradable sensación de que su cabeza aún habitaba entre las madejas del sueño.
A las cinco y media había sonado el telefonillo, alejándola de su ensimismamiento. Un taxista malhumorado le anunció que la estaba esperando en la puerta. Recogió apresuradamente todas sus cosas y se precipitó  escalera abajo, sin paciencia suficiente para esperar al ascensor.
El día había comenzado mal, a mitad de trayecto se había dado cuenta de que había olvidado la blackberry sobre la mesa  de la cocina y tuvieron que desandar el camino ya recorrido. De nuevo de camino al aeropuerto, el taxi estuvo a punto de chocar contra el vehículo que circulaba delante, que frenó sin ningún aviso. El taxista se deshizo durante el resto del recorrido en improperios y comentarios agresivos hacia un interlocutor imaginario, mientras ella continuaba con el repaso de la agenda del día y varios de los documentos que había preparado para la reunión.
Al llegar, se dio cuenta alarmada de que si no se daba prisa en pasar el control, perdería el avión. Amontonó sus pertenencias como pudo encima de las bandejas y cruzó el arco rezando para que no comenzase a pitar.
- ¿Es éste su equipaje de mano? - le preguntó el funcionario.
- Sí, pero pierdo el avión, ¿podría ...?
- Ábralo, por favor.
Resignada abrió la pequeña maleta. Mientras el funcionario comenzaba a sacar el contenido, empaquetó el ordenador para ganar tiempo.
- ¿Qué es esto? - le espetó.
- Jarabe para la tos, está indicado en el prospecto...
- Son más de 100 ml.
- Bueno, realmente no, si se da cuenta, el frasco prácticamente vacío...
- Pero el recipiente supera los 100 ml. ¿La receta?
- No tengo, lo compré sin receta, es un medicamento sin prescripción médica...
- No puede pasar con ello.
- ¡Pues tírelo! - contestó malhumorada, mientras se imaginaba la noche que le esperaba, con la gargante irritada y sin parar de toser.
Cerro la maleta como pudo y salió corriendo.
Para entonces cualquier sensación de paz había desaparecido por completo. Su blackberry llevaba sonando varios minutos sin parar, pero le había parecido una pérdida de tiempo contestar. Imaginó que Rafa estaría esperándola desesperado en la puerta de embarque. Oir cómo le pedía que se diera toda la prisa posible no serviría en ningún caso para que llegase antes, así que ignoró su llamada y siguió corriendo.
Al llegar, casi sin aliento, se sorprendió al verle sentado tranquilamente en uno de los asientos.
- Te estaba llamando, han suspendido el vuelo.
- ¡¡Nooo!!
- Tranquila, ya tenemos billetes para el siguiente.
- ¿Cuándo?
- En cuatro horas.
- ¡Es un desastre!
- No, para nada, he conseguido que retrasen la reunión. Llegaremos a tiempo. Además podemos desayunar tranquilamente. Venga ¡alegra esa cara!

Photo source: http://www.flickr.com/photos/24443965@N08/2649932391/in/photostream/

2 comentarios:

  1. Hola.
    Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog
    Soy el webmaster de publizida.es

    Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

    Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING
    También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

    Y lo mas importante...
    darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.

    Si te interesa puedes darte de alta
    ALTA DIRECTORIO DE BLOGS

    o visitanos en ......

    DIRECTORIO DE BLOGS

    HTTP://PUBLIZIDA.ES

    Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

    Un saludo.

    DAVID T.
    Webmaster de Publizida.es

    ResponderEliminar