jueves, 2 de julio de 2009

Tempestad

- Prefiero no salir, tengo frío.

Se quedó mirando fijamente a la ventana. "Es curioso cómo cambian las cosas" pensó. Acercó la silla al balcón y observó el mar admirado. Hasta no hace mucho tiempo no hubiera podido evitar esa punzada en el pecho, la necesidad imperiosa de salir corriendo hacia el cuarto del fondo, tropezando con todos los muebles que interrumpieran su camino, para coger la cámara. Hacer fotografías había sido mucho más que su trabajo o su destino. Sentía que todo lo que había vivido hasta el momento había sido modelado por el objetivo, como un catalizador de su vida con todos sus matices de gris, con sus dudas y sus miedos. Exposiciones, premios, publicaciones. Pero también días vacíos, la búsqueda desesperada de la perfección, meses alejados de casa.

La tormenta había oscurecido el cielo y ningún pájaro atravesaba el retazo azul oscuro enmarcado por la ventana. Respiró hondo y sintió que ese era uno de los momentos más especiales de su vida, así, sin más, sin ninguna razón, puro sentimiento. Sonrió. "Es mucho más fácil vivir cuando sabes que te queda poco tiempo para disfrutarlo" pensó.

Photo source: http://www.flickr.com/photos/donperucho/2880778752/in/set-72157605926170967/

No hay comentarios:

Publicar un comentario