lunes, 22 de junio de 2009

Tiempos de radio


Cuando era pequeña (4 años), mis padres, desesperados porque no les dejaba dormir con mis miedos nocturnos, decidieron dejarme una radio en la habitación, que mantenían encendida durante toda la noche. No sé si fue una decisión muy pedagógica, pero realmente funcionó: ya no les volví a despertar más y pudieron dormir tranquilos tras dos años de noches llenas de lloros. Para mí fue el descubrimiento de un mundo nuevo, pero no del mundo real (es curioso cómo una niña de esa edad puede interpretar la realidad de los adultos ¿realismo mágico?).
No sé si fue esa experiencia, mezclada con algunas posteriores, la que me ha dado una visión un poco peculiar de la vida, pero ¿acaso no todas las percepciones tienen mucho de distorsión?



Photo source: http://www.flickr.com/photos/barneyfinlayson/3155943972/sizes/o/in/set-72157604567426910/